Psicoabaco | BRUXISMO Y LOGOPEDIA
16447
post-template-default,single,single-post,postid-16447,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

BRUXISMO Y LOGOPEDIA

BRUXISMO Y LOGOPEDIA

Estimados lectores, hoy os vamos a hablar de que es el bruxismo y como la logopedia puede ayudar a combatirlo. Llamamos bruxismo al rechinar de dientes y se trata de un tipo de alteración que puede afectar a una de cada tres personas, siendo una de las alteraciones orofaciales más frecuentes y complejas. Es algo que podemos observar en las personas y es normal que ocurra de forma ocasional. Sin embargo, cuando aparece de forma constante puede ser perjudicial, ocasionando problemas en los dientes, encías, músculos y en la articulación témporo-mandibular. Existen diferentes métodos para diagnosticar bruxismo, como la polisomnografía (PSG) y la electromiografía (EMG). Sin embargo, debido a la complejidad de estos métodos, es más usual que el bruxismo se diagnostique de forma subjetiva y observacional por el desgaste de los dientes junto con la existencia de dolor en zonas concretas (en la articulación témporo-mandibular, cefaleas y dolor en los dientes). Se puede dar durante el sueño o durante el día, afectando a la movilidad de la mandíbula.

 

El tratamiento del bruxismo se hace en función del tiempo de instauración del hábito y del desgaste asociado y se debe realizar en función de los factores etiológicos o las causas que lo producen. Para ello se pueden utilizar fármacos, férulas de descarga, ajuste de la oclusión de la mandíbula y rehabilitación oral.

El tratamiento más frecuente es mediante la férula de descarga, que consigue disminuir el desgaste de los dientes, el dolor facial y el cansancio muscular. Es importante tener una buena higiene del sueño, evitando estimulantes del Sistema Nervioso antes de dormir. En cuanto al tratamiento farmacológico en adultos consigue disminuir la actividad motora nocturna, aunque los efectos positivos son a corto plazo.

 

La intervención en bruxismo en niños/as debe ser lo menos invasiva posible, evitando los fármacos. Se pueden utilizar técnicas de relajación y, en el caso de que se utilicen aparatos intraorales, es importante que exista una adecuada comunicación entre los diferentes profesionales que trabajan con el niño/a para que el tratamiento tenga éxito.

El bruxismo afecta a funciones orales como la respiración, la alimentación, la fonación y la articulación. Así, el tratamiento logopédico disminuye los síntomas del bruxismo contribuyendo a conseguir una armonía muscular que favorece el correcto funcionamiento orofacial.

La intervención por parte del logopeda mediante terapia miofuncional, junto con la intervención odontológica contribuye a instaurar un patrón deglutorio adecuado. Mediante masajes en la articulación témporo-mandibular conseguimos relajar la musculatura y se atenúa el dolor.

 

La tensión y tener una postura inadecuada cuando estamos sentados delante del ordenador, por ejemplo, contribuyen a que aparezca el bruxismo. En la mayoría de los casos el paciente no se da cuenta de que presenta esta alteración hasta que acude al dentista u otro especialista (como al otorrino por dolor de oído), o las personas de su entorno lo hacen consciente. Existen ejercicios para relajar la mandíbula, como esconder los labios, abrir y cerrar la mandíbula, mover la lengua o a través de masajes que realizará un especialista. También es aconsejable cambiar el tipo de respiración alta por una respiración abdominal, adoptando una postura corporal adecuada.

El vendaje neuromuscular también es útil en estos casos. Aporta sensación de sujeción del músculo y ayuda a eliminar la tensión.

 

Este trastorno tiene consecuencias como disminución del descanso durante la noche, repercusiones en el desarrollo profesional o efectos negativos en la capacidad de memoria y atención entre otros, afectando a la calidad de vida de las personas que lo padecen.

Es por ello que si detectáis que vuestro hij@ presenta bruxismo es necesario acudir al especialista para que os lo diagnostique y determine el tipo de intervención más adecuada para combatirlo.

 

 

Fdo. Asunción Navajas Santos.

Logopeda/ Especialista en educación infantil.


Sobre la autora:

Asunción Navajas Santos.

Logopeda. Col/29-1282

Máster ABA. Análisis aplicado de la conducta en autismo y otros trastornos del desarrollo.

Técnico educación infantil.

Actualmente cursando el Máster de Neuropsicología