¿CÓMO AFECTA LA RUPTURA O SEPARACIÓN DE UNA PAREJA EN LOS HIJOS? - Psicoabaco
16280
post-template-default,single,single-post,postid-16280,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿CÓMO AFECTA LA RUPTURA O SEPARACIÓN DE UNA PAREJA EN LOS HIJOS?

¿CÓMO AFECTA LA RUPTURA O SEPARACIÓN DE UNA PAREJA EN LOS HIJOS?

Queridos lectores, hoy os vamos a hablar de cómo puede afectar la separación de unos padres en la educación de los hijos.  La ruptura o separación de una pareja, es uno de los cambios más frecuentes que observamos en la sociedad actual. Cuando los padres deciden separarse, suelen presentar un gran malestar, ya que al hecho de la propia separación y de todo lo que conlleva, se une también la preocupación acerca de cómo esta separación les puede afectar a sus hijos. Sin embargo, va a ser más dañino para el niño el conflicto que los padres puedan llevar a cabo en el proceso de separación, que la propia separación en sí.

A pesar de ello, los padres deben tener en cuenta también que los niños tienen una gran facilidad de adaptación por lo que si esa separación o ruptura se lleva de manera adecuada, no tiene porque influir  en el estado emocional del niño.

 

Hoy os damos tres consejos para intentar que la ruptura o separación de los padres, afecte lo menos posible al niño:

 

  1. Lo primero que deben hacer ambos padres, es ser ellos mismos los que comuniquen a sus hijos la ruptura, dando la noticia los dos e intentando ofrecer una imagen de consenso y acuerdo ante esta decisión.
  2. Una vez que ya el niño conozca la noticia, debemos permitir que exprese o manifieste sus dudas o inquietudes, con idea evitar inseguridades ante esta decisión que han tomado los padres. Los niños pueden tener diferentes reacciones que pueden ir desde llorar y manifestar su descontento y descuerdo con la decisión, hasta marcharse como si nada hubiese pasado para continuar jugando. No debemos reprimir las reacciones emocionales de los niños, debiendo permitir que expresen su descontento e intentando resolver todas las dudas que la separación les puede generar.
  3. Los padres deben intentar llevar las mismas pautas educativas, siendo necesario la comunicación entre ambos. Es decir los niños deben llevar más o menos los mismos horarios cuando están con uno u otro progenitor relacionados con temas básicos como comidas, horas de dormir etc…además deben intentar tener la misma pauta educativa a la hora de enseñar valores como responsabilidad, estudio, orden aseo etc… para ello es necesario que los padres hablen y lleguen a consensos sobre estos temas, y al margen de los problemas que puedan surgir relacionados con la casa, la economía, los bienes etc.. intentar por todos los medios mantener a un lado las desavenencias, principalmente en las cuestiones relativas a los hijos, siendo necesario ceder en muchos momentos por el bien de éstos.

 

 

 

 

 

Fdo. Pilar Muñoz Alarcón.

Psicóloga, especialista en Psicología Infantil.

 


Sobre la autora:

Pilar Muñoz Alarcón.

Psicóloga General Sanitaria.

Máster Psicología Clínica Infanto/ Juvenil por la AEPC.

Máster sobre intervención ABA en Autismo y otros trastornos del Desarrollo por la BACB (Behavior Analyst Certification Board).

Tutora de prácticum de grado y máster de las facultades de Psicología de Sevilla, UNED y UNIR.

Coordinadora del grupo de Trabajo de Atención Temprana del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Occidental (COPAO).

Directora del Centro de Psicología Infantil ÁBACO.