NIÑOS TÍMIDOS. ¿QUÉ PODEMOS HACER? - Psicoabaco
16178
post-template-default,single,single-post,postid-16178,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

NIÑOS TÍMIDOS. ¿QUÉ PODEMOS HACER?

NIÑOS TÍMIDOS. ¿QUÉ PODEMOS HACER?

Queridos amigos, en nuestro artículo de hoy os hablamos de la timidez en la infancia. Tener un hijo o hija tímido, no tiene porque implicar que de mayor vaya a ser una persona reservada. Sin embargo, aunque la timidez puede tener un buen pronóstico a medida que el niño va creciendo, ser especialmente tímido puede afectar a las relaciones de nuestros hijos con sus iguales y su entorno, propiciando que no sea del todo feliz, lo que conllevaría entonces la necesidad de intervención psicológica.

Hoy os damos una serie de consejos que os pueden ayudar para que vuestro hijo/a sea capaz de afrontar su timidez:

 

Lo primero que podemos hacer es transmitir a nuestro hijo confianza y motivarlo para que poco a poco pueda ir afrontando los nuevos retos a los que se va a enfrentar. Esto hemos de llevarlo a cabo sin agobiarlo ni forzarlo, evitando la sobreprotección.

 

Otra cosa que está en nuestra mano y que también ayuda, es evitar las etiquetas negativas como por ejemplo: “es muy tímido o tímida” o “es que le da mucha vergüenza” justificando de esta forma el comportamiento de nuestro hijo y reforzando por tanto, su timidez.

En su lugar podemos decir: “es que necesita un poco más de tiempo para adaptarse”, e intentar no hacerlo delante del niño. También es importante corregir las verbalizaciones negativas que el niño pueda hacer sobre sí mismo con respecto a este tema, como por ejemplo: “soy un inútil”, o “no lo conseguiré”.

 

Finalmente, y como siempre decimos, somos el espejo en el que nuestros hijos se miran, por lo que si nuestro hijo/a observa en sus padres una actitud sociable, aprenderá y asumirá esta forma de actuar como algo natural; es por ello que es interesante crear oportunidades para relacionarse, como por ejemplo: quedar con padres de otros niños para ir al parque o de acampada, invitar a amigos a comer o a dormir a casa, etc…de esta forma, podrá ensayar sus habilidades sociales.

 

Fdo. Pilar Muñoz Alarcón.

 

 


Sobre la autora:

Pilar Muñoz Alarcón.

Psicóloga General Sanitaria.

Máster Psicología Clínica Infanto/ Juvenil por la AEPC.

Máster sobre intervención ABA en Autismo y otros trastornos del Desarrollo por la BACB (Behavior Analyst Certification Board).

Tutora de prácticum de grado y máster de las facultades de Psicología de Sevilla, UNED y UNIR.

Coordinadora del grupo de Trabajo de Atención Temprana del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Occidental (COPAO).

Directora del Centro de Psicología Infantil ÁBACO.