Psicoabaco | ¿Por qué es  importante conocer la fisioterapia respiratoria en pediatría?
16348
post-template-default,single,single-post,postid-16348,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿Por qué es  importante conocer la fisioterapia respiratoria en pediatría?

¿Por qué es  importante conocer la fisioterapia respiratoria en pediatría?

En la actualidad, la incidencia de problemas  respiratorios en la infancia está en aumento, sobre todo en los países desarrollados. La prematuridad, escolarización temprana o el incremento de alergias son algunas de las causas a las que se puede atribuir este problema.

Todo ello supone un aumento en el uso de los servicios sanitarios pediátricos y servicios de urgencias además del consiguiente estado de ansiedad y alarma que provoca en las familias. En muchas ocasiones se requieren hospitalizaciones que provocan absentismo escolar y laboral en los niños y los papás, generando consecuencias importantes para quienes lo padecen.

La fisioterapia respiratoria es una herramienta fundamental que junto con la medicación puede prevenir, curar o estabilizar las alteraciones que afectan al sistema respiratorio.

Asma, bronquitis, bronquiolitis, catarros de vías altas y otras enfermedades que afectan a la mecánica ventilatoria se pueden beneficiar de estas técnicas.

Además podemos destacar problemas respiratorios ligados a enfermedades neuromusculares, patologías neurológicas y síndromes cromosómicos ( como fibrosis quística ..).

¿Cuáles son los objetivos de la fisioterapia respiratoria en pediatría?

Los principales objetivos tras la aplicación de estas técnicas son eliminar secreciones (aumentando la permeabilidad de la vía aérea), eliminar la disnea(sensación de dificultad respiratoria), aumentar la capacidad pulmonar y fortalecer la musculatura que interviene en la respiración. Mejorando así la calidad de vida del niño y su familia.

¿ En qué consiste una sesión de fisiotarapia respiratoria?

El fisioterapeuta realizará una anamnesis completa de cada paciente, tomando nota de datos perinatales y natales, enfermedades que ha padecido el niño, antecedentes familiares y su estado actual entre otras.

Además valorará mediante la auscultación en qué zona está la obstrucción elaborando así un protocolo de actuación. Y posteriormente llevará a cabo las técnicas adecuadas de fisioterapia respiratoria según la localización. Son maniobras suaves y no invasivas. En los bebés se realizan de forma pasiva y en los niños más mayores se les pedirá   su colaboración, enseñándoles como tienen que actuar.

¿ Qué consejos debemos seguir para prevenir infecciones respiratorias?

  • Lavarse las manos a menudo y siempre antes de tocar a un bebé, al llegar a casa y tras viajar en transportes públicos.
  • Lavar los juguetes de tela y limpiar con frecuencia las superficies y resto de juguetes que están en contacto con las manos y la boca de los niños.
  • Evitar el humo del tabaco. Se aconseja no fumar ni dejar que nadie fume en casa porque los componentes del tabaco permanecen en paredes y tejidos incluso después de ventilar. Tampoco se debe fumar cerca de ellos en espacios abiertos.
  • Cambiarse de ropa al llegar a casa, sobre todo si se ha estado en un lugar donde se fuma o se ha fumado y pedir a los cuidadores que lo hagan.
  • Ventilar la casa todos los días, especialmente si hay enfermos con síntomas de catarro o gripe, y vigilar que no haga ni frío ni tampoco mucho calor.
  • Evitar las aglomeraciones y los ambientes propicios al contagio, como hospitales, centros de salud, transportes públicos.
  • Usar pañuelos desechables para reducir contagios. Los cuales se deben eliminar inmediatamente después del uso y no guardar en los bolsillos.
  • Al estornudar o toser, llevarse el interior del codo a la boca en lugar de la mano.
  • Prolongar la lactancia materna hasta los seis meses de vida protege de la bronquiolitis.
  • Si aparecen estornudos, tos y mocos realizar lavados nasales dos veces al día. El fisioterapeuta te puede indicar cual es la manera más adecuada para realizar esta limpieza.
  • Tener en cuenta los cambios de temperatura. Abrigando o quitando ropa al niño según el ambiente sea más caldeado o más frío.
  • Utilizar un humidificador o deshumidificador según la época del año o la zona geográfica. Para conseguir una humedad ambiente adecuada.

 

 

Autora: Ana Isabel Aragó Miñana

Fisioterapeuta Col. 41- 1765

Experta universitaria en psicomotricidad

Curso de formación en fisioterapia respiratoria.

Actualmente cursando postgrado en terapia ocupacional en atención temprana.