Trastorno Específico del Lenguaje y Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad - Psicoabaco
16145
post-template-default,single,single-post,postid-16145,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Trastorno Específico del Lenguaje y Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Trastorno Específico del Lenguaje y Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Estimados amigos, hoy queremos hablaros acerca de dos trastornos que pueden confundirse entre sí y que comparten en muchas ocasiones características similares, como son el TEL o Trastorno Específico del Lenguaje y el TDA/H o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Es importante que distingamos bien cual es cual, ya que muchas veces se diagnostican mal y terminamos tratando a un TEL como un TDA/H o al revés. El hecho de hacer una buena distinción entre ambos y un correcto diagnóstico clínico, va a favorecer después la intervención, y por lo tanto la mejora de la persona que lo presenta.

 

Así pues vamos a empezar a explicar las diferencias.

 

El TEL es la dificultad persistente que presentan los niños en la adquisición o uso del lenguaje, ya sea hablado, escrito o lengua de signos por problemas en la comprensión y/o en la expresión. Estos niños también presentan dificultades en la memoria operativa, que es la memoria que nos permite razonar de forma consciente y así entender el significado de un mensaje verbal. Es por esto por lo que muchas veces no está clara la diferencia entre TEL y TDAH, dado que el TDA/H presenta dificultades en las funciones ejecutivas, y por tanto también en la memoria de trabajo.

 

A continuación os damos algunos ejemplos que nos van a facilitar la distinción entre uno y otro diagnostico.

 

Si preguntamos a un niño en qué se parecen una pera y una manzana, y además le proporcionamos otras palabras entre paréntesis para ayudarle, un niño con TDAH, al proporcionarle las palabras entre paréntesis, nos va a decir que se parecen en que son frutas. Un niño con TEL, a pesar de proporcionarle la ayuda, nos va a decir cosas como que son verdes, que tienen rabito o que son duras.

 

Ante otra tarea de repetir frases, aumentando el número de palabras de estas frases, aunque tanto en los niños con TEL como en los niños con TDAH se les pueden olvidar algunas palabras la diferencia que van a mostrar los que presentan TDA/H frente a los que presenta TEL, será en que un niño con TDAH sí mantiene el sentido de la frase, mientras que el niño con TEL no.

 

Por último, los niños con TDAH presentan dificultades en tareas de análisis-síntesis, como por ejemplo contar el argumento de alguna película que han visto, pero normalmente esta dificultad no radica en problemas para la estructuración del lenguaje, sino por precipitación o por impulsividad. Sin embargo, si le proporcionamos marcadores para evitar el error o le segmentamos la información, pueden no cometer estos errores. Los niños con TEL, a pesar de facilitarle estos marcadores, siguen cometiendo errores o siguen presentando esas dificultades.

Por todas estas cosas, muchas veces se confunden ambos trastornos, por lo que es muy importante tener muy claro cual es la base del problema para poder llevar a cabo la intervención más adecuada y más eficaz.

Fdo. Asunción Navajas Santos.

 

 


Sobre la autora:

Asunción Navajas Santos.

Logopeda. Col/29-1282

Máster ABA. Análisis aplicado de la conducta en autismo y otros trastornos del desarrollo.

Técnico educación infantil.

Actualmente cursando el Máster de Neuropsicología