¿CÓMO CONSIGO QUITAR EL PAÑAL?

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¿CÓMO CONSIGO QUITAR EL PAÑAL?

Queridos papis y mamis, con la llegada del buen tiempo aprovechamos para trabajar uno de los hitos del desarrollo evolutivo de los niñas y niñas más importantes, como es el control de esfínter, ya que constituye un gran avance en su autonomía personal.

¿Cuándo puedo empezar?

El control de esfínter se consigue en torno a los dos/tres años, aunque puede variar en función de la madurez del niño o niña.

Es muy importante antes de comenzar con el proceso, analizar una serie de prerrequisitos que deben estar presentes en tu hijo o hija para conseguir con éxito el proceso. A modo de resumen, podremos comenzar con el protocolo para el control de esfínter cuando:

  • El niño o niña es capaz de estar “seco” al menos durante 50 minutos sin pañal.
  • El niño o niña puede permanecer tranquilo sentado en el inodoro u orinal durante un par de minutos.
  • El niño o niña muestra algunos signos de “notar” o ser consciente de que está mojado o sucio.
  • El niño o niña es capaz de seguir algunas órdenes sencillas.
  • Existe acuerdo y colaboración entre la familia y la escuela infantil (en el caso de que asista) para llevar a cabo el programa.

Una vez que todo esto esté presente en tu hijo o hija, decidiremos una fecha junto con el centro de educación infantil (en el caso de que asista) para comenzar con el protocolo, y la marcaremos en el calendario. Una vez que llegue ese día, quitaremos el pañal para siempre, sólo lo dejaremos por la noche y en las siestas.

¿Por dónde empiezo?

En primer lugar, antes de que llegue la fecha decidida, debemos explicarle al niño o niña que “ya es mayor” y a partir de ese momento haremos pipí y caca en el váter al igual que lo hace papá, mamá, los hermanos, primos… Para dicha explicación podemos usar lista de pasos con apoyo visual con dibujos o pictogramas de cada uno de los pasos que tendrá que hacer (voy al baño, me bajo los pantalones…)

Una vez explicado esto, tocará realizar lo siguiente:

  • Quitar el pañal, solo los mantendremos por las noches y en las siestas.
  • Debe llevar ropa cómoda que sea fácil de subir y bajar (un pantalón elástico o falda).
  • Debe estar cómodo o cómoda cuando se siente en el váter (utilizar un adaptador o un taburete bajo para que pueda apoyar los pies).
  • Si decidimos utilizar un orinal es importante que siempre esté en el cuarto de baño.
  • Daremos agua frecuentemente para que tenga ganas de hacer pipí y deberemos llevarlo de forma muy continua al baño (cada 15-20 minutos). Permaneciendo sentado sólo un par de minutos, no más de 10 minutos.
  • Cuando haga pipí en el váter deberemos dar inmediatamente un reforzador a modo de “premio” (que el niño haya elegido previamente) y sólo podrá recibir ese reforzador cuando haga pipí o caca en el baño. SÓLO EN ESE MOMENTO, NO EN OTRO, DEBE SER UN REFORZADOR EXCLUSIVO DE ESA CONDUCTA.
  • Si no hace nada lo sacaremos del baño sin decir nada.

¿Qué hacemos si se hace pipí encima?

Durante los primeros días, incluso semanas, es normal que ocurran estos “accidentes”. Por ello, cuando esto ocurra, le reprenderemos suavemente y lo llevaremos al cuarto de baño a enseñarle el váter, e incluso podemos sentarlo un momento para recordarle el lugar donde debe hacerlo y no le daremos el “premio”. Es importante que no le “exijamos” que haga pipí o caca en el váter, ya que esto puede provocar rechazo por parte del niño o niña.

Debemos tener en cuenta que, si no hemos conseguido ningún progreso en un mes, debemos abandonar el proceso e iniciarlo un poco más adelante, un par de meses después cuando el niñ@ esté más preparado.

Sobre la autora:

Elizabeth Torres Muñoz.

 

-Graduada en Psicología 

– Máster en Necesidades Educativas Especiales

– Máster en Atención Temprana.

Otros artículos: