¿CÓMO SE MANIFIESTA EL TDA/H EN ADULTOS?

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

CÓMO SE MANIFIESTA EL TDA/H EN ADULTOS.

Queridos lectores abaqueros y abaqueras. Cómo sabéis este martes 27 de octubre se celebraba el día  del TDA/H en España y es por ello que hoy os voy a hablar de cómo afecta este trastorno a las personas adultas; y es que aunque el TDA/H está dentro de los trastornos del neurodesarrollo, nos encontramos con muchos adultos que lo padecen, e incluso en algunos casos que ni siquiera saben que lo padecen.

No me ha pasado ni una, ni dos, ni tres veces que una vez hecha la valoración de un niño de nuestro centro, su padre o su madre posteriormente me ha dicho que creían que ellos también presentaban TDA/H. Aun recuerdo a un padre que tal y como salió de Ábaco se fue a ver a un psiquiatra ante la sospecha de que él también pudiera padecer el trastorno, y se lo diagnosticaron, comenzando ese mismo día a tomar metilfenidato y pudiendo comprobar en sí mismo como era capaz de rendir mejor con la ayuda del tratamiento.

Pues bien, el TDA/H se manifiesta también en los adultos, y aunque los síntomas son los mimos que en los niños, sus consecuencias a veces son diferentes.

Hoy os voy a hablar de cuales son los síntomas más frecuentes de TDA/H en adultos y como se manifiestan, para que si algún papá o mamá se ve identificado pueda acudir a algún psicólogo clínico o psiquiatra que lo pueda evaluar y determinar el diagnóstico:

  • Una de las manifestaciones más comunes que presentan los adultos con TDA/H es que son personas a las que les cuesta cumplir con los plazos a la hora de entregar un trabajo o alguna tarea, o incluso llegan a olvidar reuniones y eventos importantes. A menudo los TDA/H adultos cuando les preguntas que ha podido pasar o porque no son capaces de entregar el trabajo en la fecha indicada, te suelen decir que no saben porque no les ha dado tiempo. Apreciándose dificultades en la organización y planificación del tiempo en ellos, así como muchos problemas para centrar su atención y poder concentrarse en las tareas, principalmente en aquellas que implican esfuerzo mental.
  • Otra característica propia del TDA/H adulto es que suelen ser personas impulsivas. A pesar de que con el tiempo parece ser que los síntomas del TDA/H suelen minimizarse, (sobre todo los relacionados con la Hiperactividad/impulsividad), los adultos TDA/H suelen ser personas impulsivas, a las que le cuesta esperar en una cola, o estar parados en los semáforos o en los atascos. Esta falta de control de impulso en los adultos, conlleva también que tiendan al consumo, de alcohol, tabaco, drogas….o consumo en general, ya que les cuesta valorar y analizar las consecuencias de sus actos.
  • Los adultos TDA/H suelen manifestar ansiedad, ya que viven en un estado nervioso de forma casi permanente, apareciendo en ellos pensamientos rumiativos y preocupaciones, que les ocasionan niveles de estrés alto.
  • Trastornos del estado del ánimo. Los adultos TDA/H suelen ser personas que manifiestan cambios de humor frecuentes, alteraciones emocionales y bajas habilidades para gestionar sus sentimientos, pudiendo estar en ocasiones eufóricos y otras muy enfadados, mostrando también problemas para el control de la ira.

Todas estas dificultades pueden ocasionar un bajo rendimiento laboral, problemas familiares o de pareja, problemas con la ley, e incluso dificultades de salud. Es por ello que si alguien se siente identificado con estos síntomas una vez lea el artículo, le recomiendo que acuda a un profesional clínico (psicólogo, psiquiatra o neurólogo) para que le haga una valoración y lo puedan diagnosticar y asesorar acerca de que cosas puede hacer para mejorar en su día a día. La ayuda en el TDA/H adulto, no debe ser únicamente medicación, pudiendo ser atendido a través de otro tipo de intervención como por ejemplo la psicológica o neuropsicológica o el neurofeedback.

Les recomiendo que pongan especial interés aquellos padres o madres cuyos hijos tienen diagnóstico de TDA/H, ya uno de los factores que más influye en el trastorno es la genética, unida por supuesto a otros como el entorno y las pautas de desarrollo que la persona ha manifestado a lo largo de su vida. 

Sobre la autora:

Pilar Muñoz Alarcón.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es MG_9886-scaled-e1603450781246-608x1024.jpg

Psicóloga General Sanitaria.

Máster Psicología Clínica Infanto/ Juvenil por la AEPC.

Máster sobre intervención ABA en Autismo y otros trastornos del Desarrollo por la BACB (Behavior Analyst Certification Board).

Tutora de prácticum de grado y máster de las facultades de Psicología de Sevilla, UNED y UNIR.

Coordinadora del grupo de Trabajo de Atención Temprana del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Occidental (COPAO).

Directora del Centro de Psicología Infantil ÁBACO.

Otros artículos: