DÍA EUROPEO DE LA LOGOPEDIA: SECUELAS DE COVID-19

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

DÍA EUROPEO DE LA LOGOPEDIA: SECUELAS DE COVID-19

Con motivo de la celebración del Día Europeo de la Logopedia, el pasado día 6 de marzo, este año reivindicamos más que nunca la necesidad de más logopedas en los hospitales, ya que es una de las profesiones que se encarga de tratar las secuelas de la COVID-19. Una vez más, nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de estas personas. Además de la afectación del sistema respiratorio, se pueden alterar los sistemas cardiovascular o neurológico. El paciente puede presentar disfagia y problemas en la voz.

En muchos casos estos pacientes han estado intubados o traqueotomizados y pueden presentar disfagia, siendo necesaria una intervención logopédica para volver a tener una alimentación segura y eficaz. La disfagia aparece debido al largo tiempo que permanecen intubados o a las secuelas neurológicas. También como consecuencia de la intubación, las cuerdas vocales pueden debilitarse o aparecer una parálisis de las cuerdas vocales, provocando alteraciones en la voz. Otra de las causas por las que puede verse afectada la voz, es la insuficiencia respiratoria.

Cuando un paciente sufre disfagia como secuela de la COVID-19, se debe, por un lado, al tiempo que han estado intubados, a traqueostomía, al uso de sonda nasogástrica o, por otro lado, a causa de problemas respiratorios y neumonía. En estos casos, existe riesgo de atragantamiento y que el alimento pase a las vías respiratorias, dando lugar a una infección y un peor pronóstico. Debido al carácter infeccioso de la COVID-19, no es posible realizar pruebas complementarias, por lo que la observación e identificación de los síntomas clínicos que pueden indicar la existencia de una disfagia es primordial.

Además de reivindicar más presencia de logopedas en los hospitales, es necesario hacer más visible la disfagia. En muchos casos estos síntomas pasan desapercibidos, aumentando el riesgo de infecciones respiratorias o desnutrición. La disfagia suele afectar a personas mayores de 70 años o a personas que han sufrido un ictus. Sin embargo, como secuela de la COVID-19, está siendo una alteración frecuente en grupos de pacientes más jóvenes.

Los logopedas tienen un papel importante en la vida de las personas que presentan disfagia. Este año, en el que se sigue investigando esta alteración para alimentarse como secuela de la COVID-19 y con motivo de la celebración del día europeo de la logopedia, hacemos más visible nuestra función dentro y fuera de los hospitales. Como profesional sanitario, está entre nuestras funciones la prevención, detección, evaluación, diagnóstico y tratamiento de esta alteración en la deglución.

Sobre la autora:

Asunción Navajas Santos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es MG_6812-e1451479568270.jpg

Logopeda. Col/29-1282

Máster ABA. Análisis aplicado de la conducta en autismo y otros trastornos del desarrollo.

Técnico educación infantil.

Actualmente cursando el Máster de Neuropsicología

Otros artículos: