ESTIMULACIÓN CEREBRAL EN DISLEXIA

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

El déficit fonológico en la dislexia parece estar asociado, según los últimos estudios, a una alteración en la oscilación y coordinación de las ondas gamma en la corteza auditiva del hemisferio izquierdo. Las ondas gamma son las que registramos como resultado de nuestra actividad cerebral, cuando nuestras neuronas están trabajando.

Un estudio realizado en la Universidad de Ginebra (Suiza), publicado en la revista ¨PLOS Biology¨, demuestra que la estimulación cerebral eléctrica no invasiva en la corteza auditiva del hemisferio izquierdo, mejora los déficits en el procesamiento del sonido y la precisión de lectura en adultos con dislexia. Esta estimulación cerebral restaura los patrones normales de actividad neuronal para la lectura.

Son varias las causas que se han propuesto para explicar la dislexia, aunque la que más se usa es la del déficit fonológico o la dificultad para procesar los sonidos del lenguaje. La lectura y la escritura requieren un aprendizaje explícito, que va desde los juegos de rimas en educación infantil hasta el reconocimiento de los fonemas que forman las sílabas y las palabras. Sólo es posible que un niño/a aprenda a leer y escribir si es capaz de asociar cada sonido con su letra correspondiente.

Los estudios afirman que dos sonidos deben estar separados al menos 25 milisegundos para poder percibirlos de forma individual. Las personas con dislexia, presentan un déficit temporal en el procesamiento de los sonidos, es decir, tardan más tiempo en identificar los sonidos que forman una sílaba o palabra. La memoria de trabajo también se ve afectada en estas personas, ya que deben mantener en la memoria estos sonidos hasta acabar la frase o la palabra y, debido a que necesitan más tiempo, la ejecución en tareas de lectura y escritura no es eficaz.

Este déficit fonológico se produce por un funcionamiento incorrecto de las ondas gamma en la corteza auditiva del hemisferio izquierdo. Así, se plantea que, mejorando el funcionamiento de estas ondas mediante estimulación cerebral eléctrica no invasiva, se puede mejorar la percepción de los fonemas. Debemos conocer las bases neurológicas de la dislexia para diseñar tratamientos eficaces. La intervención en dislexia se basa en entrenamiento auditivo y de lectura y, a partir de las últimas investigaciones, en la estimulación cerebral eléctrica no invasiva.

Sobre la autora:

Asunción Navajas Santos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es MG_6812-e1451479568270.jpg

Logopeda. Col/29-1282

Máster ABA. Análisis aplicado de la conducta en autismo y otros trastornos del desarrollo.

Técnico educación infantil.

Actualmente cursando el Máster de Neuropsicología

Otros artículos: