Hablar con nuestros hijos en el confinamiento (De los 2 a los 4 años)

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

En semanas anteriores hemos publicado varios artículos en los que hemos hablado de pautas para comunicarnos con los más pequeños, aprovechando que estamos en casa y tenemos más tiempo para observarlos e interaccionar con ellos. Como comentábamos, el desarrollo del lenguaje sigue unos hitos o metas, es decir, a cierta edad se espera que los niños/as realicen determinadas acciones o se comporten de una manera determinada. Hoy vamos a hablar de este desarrollo desde los dos hasta los cuatro años.

 

Entre los dos y los dos años y medio, ya son capaces de mantener una conversación. Aunque no sepan expresar lo que quieren decir con palabras, utilizan gestos o sonidos (balbuceo) para hacerse entender. Aprenden vocabulario asociado a su rutina del día a día. Comprenden la secuencia de actividades diarias y esto les ayuda a asociar las nuevas palabras al contexto. Las frases son de tres palabras y desaparece el balbuceo, aunque hay sonidos que todavía no pronuncia bien. En estas frases incluye verbos, dice su nombre y utiliza pronombres. Comprende mejor las preguntas y responde a algunas de ellas, sobre todo las que se formulan con ¿dónde? o ¿qué?

 

De los dos años y medio hasta los tres años, observamos que conoce el nombre de muchos objetos que son comunes para él/ella, verbos y adjetivos. Cada vez necesita menos el contexto para comprender frases largas y complejas. Cuando tienen tres años incorpora las formas de interrogación ¿por qué? Y ¿cómo?, y le gusta que le cuenten historias, ya que las van comprendiendo. A nivel expresivo, sus frases son también cada vez más largas e incluyen algunas conjunciones. A partir de ahora el lenguaje empieza a convertirse en una herramienta de pensamiento, que sirve para comprender mejor conceptos e ideas.

 

De los tres a los cuatro años, la comprensión de palabras es mucho mayor: verbos, adjetivos, adverbios, sustantivos y preposiciones. Con las frases ocurre lo mismo, entiende cada vez frases más largas, negativas, interrogativas o condicionales. Es capaz de empezar y mantener una conversación, hace muchas preguntas, cambia su forma de hablar según las situaciones y puede dar órdenes.


Sobre la autora:

Asunción Navajas Santos.

Logopeda. Col/29-1282

Máster ABA. Análisis aplicado de la conducta en autismo y otros trastornos del desarrollo.

Técnico educación infantil.

Actualmente cursando el Máster de Neuropsicología

Otros artículos: