HALLOWEEN Y LOS MIEDOS INFANTILES

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Queridos lectores, cada vez está imperando más la moda de celebrar Halloween, y aunque en nuestro país no es una fiesta tradicional como en otros países, cada vez se celebra más, y cada vez son más los niños y padres que se disfrazan y salen a la calle a pedir truco o trato y a comer chucherías.

Es por ello que aprovechando esto, pensamos que Halloween es una fiesta idónea, no solo para disfrazarse y comer golosinas, sino también para realizar otras muchas actividades divertidas, y lo más importante, para banalizar los miedos a brujas, fantasmas, y seres inanimados que muchos niños pueden presentar.

Hace algunos días, escribíamos un artículo en nuestro blog que hablaba sobre que eran los miedos y como podíamos ayudar a nuestros hijos a vencerlos, siendo uno de los consejos que dábamos el asociar esos miedos a situaciones lúdicas y divertidas.

Pues bien, Halloween nos parece una fiesta idónea para ello. El hecho de que los niños se disfracen de personajes que pueden generar miedo, como brujas, fantasmas, momias etc… va a ayudar a que el niño entienda mejor que debajo de toda esa parafernalia hay una persona. Esto le va hacer entender que los miedos a esos seres inanimados existen, solo en su imaginación. Además de esto, todo lo que implica la noche de Halloween, disfrazarse, decorar la casa, salir a pedir chuches, intentar asustar a otros, etc… supone risas y diversión, lo que va a estar asociado a algo lúdico, eliminando de esta forma la carga emocional que el niño puede presentar a estos personajes que tradicionalmente generan miedo.

 

Como os comentábamos en el anterior artículo, el miedo es una reacción natural que percibe nuestro cerebro y que experimentamos ante un peligro, real o no, orientado a la supervivencia. Es por ello que aunque es normal que el niño experimente miedos, celebrar Halloween, puede hacer disminuir como os decimos la carga emocional que ese miedo puede generar.

Además de esto, y dado que las situaciones que implican miedo generan también curiosidad, podemos aprovechar Halloween para hacer con nuestros hijos cosas como manualidades, comidas, decoración, trucos de magia etc…

 

Por tanto y resumiendo, Halloween nos parece una fiesta idónea para minimizar los miedos que nuestros hijos puedan presentar a seres inanimados, así como para llevar a cabo con ellos actividades placenteras y lúdicas, por lo que desde aquí os animamos a celebrar esta fiesta, que aunque importada de otros países, podemos aprovechar en la educación de nuestros hijos.

 

 

Fdo. Pilar Muñoz Alarcón.

Psicóloga General Sanitaria.

 


Sobre la autora:

Pilar Muñoz Alarcón.

Psicóloga General Sanitaria.

Máster Psicología Clínica Infanto/ Juvenil por la AEPC.

Máster sobre intervención ABA en Autismo y otros trastornos del Desarrollo por la BACB (Behavior Analyst Certification Board).

Tutora de prácticum de grado y máster de las facultades de Psicología de Sevilla, UNED y UNIR.

Coordinadora del grupo de Trabajo de Atención Temprana del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Occidental (COPAO).

Directora del Centro de Psicología Infantil ÁBACO.

 

Otros artículos: