LOS TRASTORNOS DEL APRENDIZAJE - Psicoabaco
16686
post-template-default,single,single-post,postid-16686,single-format-standard,et_divi_builder,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,et-pb-theme-bridge child,et-db,et_minified_js,et_minified_css

LOS TRASTORNOS DEL APRENDIZAJE

LOS TRASTORNOS DEL APRENDIZAJE

Estimados lectores, hoy os vamos a hablar de que son los trastornos del aprendizaje. Y es que nos encontramos muchas veces con padres que vienen a consulta y te cuentan que su hijo/a va mal académicamente, no rinde en el colegio como debería, no saca buenas notas, trabaja mucho y no obtiene resultados, son muy buenos en algunas materias, pero muy malos en otras  etc. Y a mí como psicóloga me sorprende enormemente que cuando evalúas a este tipo de niñ@s, en muchos casos, son niños y niñas que presentan un cociente intelectual normal, o incluso en algunas áreas destacados.

¿Porque entonces no aprenden como el resto?, en esos casos es donde vemos que existe un trastorno del aprendizaje. La capacidad de aprender es lo que distingue a los humanos de otros seres vivos, y esta capacidad está controlada por nuestro cerebro, el cual depende a su vez de nuestra genética y del entorno en el que se mueve, que puede ser más o menos estimulante para el aprendizaje.

Pues bien, hoy os vamos a dar información acerca de cuales son los principales trastornos del aprendizaje, como podemos detectarlos, así de cómo puede ser su intervención.

Hablamos de dificultad de aprendizaje en aquellos casos de niños/as cuyas aptitudes académicas están sustancialmente y en grado cuantificable por debajo de lo esperado para la edad cronológica del individuo, e interfieren significativamente con el rendimiento académico o laboral, o con las actividades de la vida cotidiana, que se confirman con medidas (pruebas) estandarizadas administradas individualmente y una evaluación clínica integral. Es decir, una vez evaluado, el niño presenta unas capacidades normales en función de su edad cronológica.

Hablamos también de dificultad de aprendizaje en aquellos casos de niños y niñas que muestran una lectura de palabras imprecisa, lenta o con esfuerzo, lee palabras sueltas en voz alta incorrectamente o con lentitud, o con frecuencia adivina palabras, o tiene dificultad para expresar bien las palabras. Nos encontramos también con niñ@s que pueden presentar dificultad para comprender el significado de lo que leen, o dificultades ortográficas, pueden añadir, omitir o sustituir vocales o consonantes, o muestran problemas en la expresión escrita, llegando a hacer múltiples errores gramaticales o de puntuación en una oración, u organizando mal los párrafos.

Igualmente nos podemos encontrar con niñ@s que no muestran problemas en lectoescritura pero sí con las matemáticas, presentando dificultades para dominar el sentido numérico, los datos numéricos o el cálculo (p. ej., comprende mal los números, su magnitud y sus relaciones, cuenta con los dedos para sumar números de un solo dígito en lugar de recordar la operación matemática como hacen sus iguales, se pierde en el cálculo aritmético y puede intercambiar los procedimientos, o presenta dificultades con el razonamiento matemático.

Las dificultades de aprendizaje suelen comenzar en la edad escolar, pero pueden no manifestarse totalmente hasta que las demandas de las aptitudes académicas afectadas superan las capacidades limitadas del individuo, y dichas dificultades de aprendizaje, no se explican mejor por una discapacidad intelectual, o por trastornos visuales o auditivos no corregidos, trastornos mentales o neurológicos, adversidad psicosocial, falta de dominio en el lenguaje, de instrucción académica o directrices educativas inadecuadas.

Todo esto es lo que nos lleva a diagnosticar en algunos casos, un trastorno del aprendizaje, lo que anteriormente se llamaba: dislexia, discalculia, disortografia etc., los cuales tienen un mejor pronóstico si se detectan e intervienen de una forma temprana.

Es por ello que os recomendamos que si detectáis que alguien de vuestro entorno presenta un trastorno del aprendizaje, le recomendéis ayuda profesional, para detectarlo e intervenirlo cuanto antes, ya que más allá del problema de aprendizaje que acarrea, también conlleva problemas de tipo emocional, como baja autoestima, inseguridad y estrés.

Fdo. Pilar Muñoz Alarcón.

Psicóloga, especialista en Psicología Infantil.

 


Sobre la autora:

Pilar Muñoz Alarcón.

Psicóloga General Sanitaria.

Máster Psicología Clínica Infanto/ Juvenil por la AEPC.

Máster sobre intervención ABA en Autismo y otros trastornos del Desarrollo por la BACB (Behavior Analyst Certification Board).

Tutora de prácticum de grado y máster de las facultades de Psicología de Sevilla, UNED y UNIR.

Coordinadora del grupo de Trabajo de Atención Temprana del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Occidental (COPAO).

Directora del Centro de Psicología Infantil ÁBACO.