PASO DE LA NIÑEZ A LA ADOLESCENCIA: ¿CÓMO LO SOBRELLEVAMOS?

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Queridos lectores, hoy os hablamos del cambio que supone para nuestros hijos el tránsito de la niñez a la adolescencia y de cómo los padres, podemos sobrellevarlo lo mejor que podamos.

Normalmente, el tránsito de la niñez a la adolescencia suele coincidir con el paso de primaria a secundaria, aunque evidentemente, este cambio no sucede de un día para otro, ni ocurre de igual forma en unos chico/as que en otras/os.

Lo primero y más latente que los padres podemos observar, son cambios físicos, un mayor crecimiento, las facciones van cambiando y se van asemejando más a las que van a tener de adultos. Estos cambios físicos van unidos también a cambios mentales y emocionales.

Además de los cambios físicos, apreciamos también que aparece el pensamiento crítico, de tal forma que nuestros hijos no se van a creer ya lo que le decimos, sino que van a empezar a tomar decisiones por sí mismos, o se van a dejar influir por amigos.

Todo esto se une a una necesidad cada vez mayor de independencia, por lo que no es extraño que en este primer período adolescente, quieran pasar mucho tiempo en su habitación y no quieran ya acompañarnos, o venir con los padres de vacaciones.

Los adolescentes necesitan también identificarse con algún grupo de referencia y aceptarse a sí mismos, por lo que es característico de esta etapa que empiecen a definir el tipo de música que les gusta, el grupo social que les atrae y quieran vestir o mostrarse al mundo de una forma particular. A partir de esta época es cuando los padres solemos tener problemas de relación con nuestros hijos en cuanto a formas de vestir, necesidad de hacerse piercings, tatuajes etc….aparece por tanto un rasgo característico de todos los adolescentes, que es la REBELDÍA.

 

Pues bien y ….¿Qué podemos hacer los padres ante todos estos cambios?. A continuación os damos una serie de consejos para que llegado este momento, sepamos como afrontarlo de la mejor forma.

 

  1. Antes de llegar a la adolescencia, los padres hemos de haber establecido un correcto apego con nuestros hijos. Esto quiere decir, que hemos de haber sabido actuar ante las necesidades de nuestro hijo/a además de propiciarle todo el amor y el cariño que necesitaban.
  2. Debemos tener una relación cordial y adecuada con nuestros hij@s. A veces, los padres llegamos a la adolescencia de nuestros hijos con “mal rollo”. Muchas veces generado por cosas tan absurdas como por las notas del colegio, porque es desordenado o simplemente porque no hace las cosas como nosotros queremos. En estos casos, hemos de saber que vamos a tener una adolescencia complicada con nuestros hijos, ya que entrar en la adolescencia con una mala relación, va a propiciar que esa relación se torne en nefasta.
  3. Debemos conocer bien a nuestro hij@ antes de entrar en la adolescencia. Esto implica conocer sus gustos, su forma de ser, como son sus reacciones, sus amistades etc… conocer bien a nuestro hij@s va a ayudarnos a prevenir enfrentamientos y a saber gestionar premios y castigos con ell@s cuando sea necesario.
  4. Compartir intereses, buscar actividades de ocio que podamos compartir con nuestros hij@s adolescentes y que gusten y satisfagan a todos, es otro punto a favor que debemos tener en cuenta de cara a su adolescencia.
  5. El último consejo de hoy, que para mí es super importante, es la comunicación. La comunicación con nuestro hij@ adolescente, debe ser bidireccional, sin juzgar ni criticar continuamente, sin forzar lo que nos quieran contar, y sobre todo, respetando sus gustos y opiniones.

 

Espero que estos consejos os sean de utilidad y os recuerdo que tener un hijo adolescente es como si de un día para otro vienen unos alienígenas que se llevan a lo que antes había sido tu hij@, lo transforman, y al cabo del tiempo, normalmente cuando ya tiene entre 18 y 21 años, te lo devuelven de nuevo, volviendo a ser el mismo de antes.

Bromas a parte, intentemos sobre llevar la adolescencia como mejor podamos y recordar, en época adolescente, no malgastéis balas en cosas que no sean estrictamente necesarias, ya que entrar en guerra en época adolescente con nuestro hij@, puede suponer torcer una relación, que va a tardar mucho en restaurarse.

 

 

 

Fdo. Pilar Muñoz Alarcón.

Psicóloga, especialista en Psicología


Sobre la autora:

Pilar Muñoz Alarcón.

Psicóloga General Sanitaria.

Máster Psicología Clínica Infanto/ Juvenil por la AEPC.

Máster sobre intervención ABA en Autismo y otros trastornos del Desarrollo por la BACB (Behavior Analyst Certification Board).

Tutora de prácticum de grado y máster de las facultades de Psicología de Sevilla, UNED y UNIR.

Coordinadora del grupo de Trabajo de Atención Temprana del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Occidental (COPAO).

Directora del Centro de Psicología Infantil ÁBACO.

 

Otros artículos: