¿QUÉ ES LA DISFONÍA ESPASMÓDICA?

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¿QUÉ ES LA DISFONÍA ESPASMÓDICA?

La disfonía espasmódica es un trastorno de la voz que continúa durante un periodo de tiempo prolongado. En este tipo de disfonía, las cuerdas vocales se mueven de forma tensa y forzada. La voz suena ronca, entrecortada o tensa, alternando periodos en los que no se produce ningún sonido (afonía), con periodos en los que la voz es casi normal. La disfonía espasmódica es considerada como una enfermedad rara, aunque cada vez aparezca con más frecuencia. 

 Síntomas de la disfonía espasmódica

Al principio, los síntomas son más leves. Pueden empeorar cuando la persona está cansada o tensa y mejoran cuando la persona canta o se ríe. La disfonía espasmódica se caracteriza por el movimiento involuntario de los músculos de la laringe. Los primeros síntomas suelen aparecer con mayor frecuencia entre los 30 y 50 años de edad

Al principio, el trastorno afecta a algunas sílabas durante unos segundos. Poco a poco, las crisis son más largas y frecuentes. La voz en las conversaciones suele ser normal. Sin embargo, la voz proyectada, sobre todo la de llamada, parece oprimirse o ahogarse. Con frecuencia, el trastorno aparece cuando la persona comienza a hablar después de un silencio prolongado.

Las personas con disfonía sufren su carácter imprevisible. La voz puede bloquearse o necesitar un esfuerzo intenso. Los pacientes señalan que la voz es mejor por la mañana o cuando están tranquilos, empeorando cuando están cansados o nerviosos. 

 Detección de síntomas

No existe una prueba concreta para detectar la disfonía espasmódica. El diagnóstico se realiza por la presencia de los síntomas descritos anteriormente, así como por la ausencia de otras características que puedan explicar el trastorno. 

El diagnóstico lo realiza un equipo multidisciplinar formado por un/una logopeda, que evalúa las características de la voz, un otorrinolaringólogo, especializado en valorar las cuerdas vocales y su movimiento, y un neurólogo, para descartar síntomas de base neurológica. 

Opciones de tratamiento

Actualmente no existe una cura definitiva para la disfonía espasmódica, aunque existen tratamientos para mejorar la voz. Las inyecciones de toxina botulínica, en una o en ambas cuerdas vocales, hacen que la voz sea más suave y menos forzada.

Además de la inyección de toxina botulínica, la intervención logopédica llevada a cabo después de las inyecciones puede mejorar la producción de la voz. Además, es frecuente la necesidad de atención psicológica, ya que el paciente debe aceptar el trastorno y aprender a vivir con él. 

Sobre la autora:

Asunción Navajas Santos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es MG_6812-e1451479568270.jpg

Logopeda. Col/29-1282

Máster ABA. Análisis aplicado de la conducta en autismo y otros trastornos del desarrollo.

Técnico educación infantil.

Actualmente cursando el Máster de Neuropsicología

Otros artículos: