¿Qué podemos hacer para manejar la ansiedad durante el confinamiento? - Psicoabaco
16936
post-template-default,single,single-post,postid-16936,single-format-standard,et_divi_builder,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,et-pb-theme-bridge child,et-db,et_minified_js,et_minified_css

¿Qué podemos hacer para manejar la ansiedad durante el confinamiento?

¿Qué podemos hacer para manejar la ansiedad durante el confinamiento?

Estimados lectores, hoy en nuestro artículo os damos 15 prácticos consejos que nos van a ayudar a manejar la ansiedad que nos puede generar el confinamiento.

 

– Establecer una rutina en la que diferenciemos los días entre semana de los fines de semana.

– Llevar a cabo alguna tarea de deporte diaria, podemos alternar baile, yoga zumba, ejercicios de cardio, pilates etc..

– Llevar a cabo una correcta alimentación, hemos de incluir frutas y verduras más que antes, ya que necesitamos que nuestro sistema inmunológico esté fortalecido.

– Mantener el contacto con nuestros seres queridos, a través de video llamadas o llamadas telefónicas. Es una forma de sentirlos cerca y de saber que siguen ahí.

– Ayudar a otros. Es algo que nos va a hacer sentirnos útil.  La solidaridad es una de las cosas que más afloran en situaciones de crisis. Todos podemos ayudar a otros en la medida de nuestras posibilidades, tanto por nuestras profesiones como ofreciéndonos de algún modo, me refiero aquí a hacer cosas cómo tirar la basura de mi vecino que se que se encuentra solo y es mayor, o preguntar a mi madre, tías etc. que necesitan si voy a ir a la compra, hasta dar clases online de forma altruista a niños o exponer lo que se hacer para que otros también lo puedan llevar a cabo. Afortunadamente tenemos las redes sociales a través de las cuales podemos ayudar de múltiples formas.

– Mantenerse informado de cómo va la pandemia pero no en exceso, y siempre a través de fuentes fiables cómo la del ministerio de sanidad. Intentar no compartir por redes noticias que no sea veraces, y ver solo las noticias una o dos veces al día, eligiendo siempre la misma fuente de información. Por ejemplo voy a leer a través de prensa digital por la mañana y voy a ver el telediario a las 15:00. No centrarnos y colapsar nuestro cerebro con demasiada información de la pandemia.

– Crear oportunidades de esta nueva situación. Aprender a hacer nuestro trabajo online, desarrollar creatividad, aprovechar esta situación para hacer cursos de formación etc…

– Escribir. Nos ayuda a ordenar nuestro pensamiento. Cuando escribimos, nuestra mente se ordena y es una forma de expresar lo que sentimos para con nosotros mismos. Puede ser interesante plasmar en un diario o agenda tanto lo que vamos a hacer durante el día como aquello que sentimos o pensamos.

– Analizar nuestras emociones, ¿por qué me siento así? Eso nos ayuda a conocernos mejor y a gestionar y canalizar lo que sentimos.

– Aprovechar para pasar más tiempo con nuestra familia y conocernos. Implicarnos en los juegos e intereses de nuestros hijos, pareja etc. aprender de ellos, hacer cosas juntos, manualidades, repostería etc..

– Dormir bien. Llevar a cabo una correcta higiene del sueño. Mantener casi los mimos horarios que si hiciéramos vida normal antes del confinamiento. Es fácil alterar la rutina del sueño cuando no tienes nada que hacer, pero es importante que hagamos el esfuerzo de mantener los horarios y no irnos muy tarde a dormir.

– Escribir listas sólo de las cosas positivas que nos ha traído esta situación: Pensar que el confinamiento también ha traído cosas positivas, cómo una mejora en el medio ambiente, un aprendizaje social, ser menos consumistas (solo compramos lo necesario, comida, higiene…), nos enseña a valorar la salud, desarrolla nuestra resiliencia…  3. levadero. iliares y seres queridos, para que el confinamiento con nuestro compañer@de piso sea m los que no limpia o desorden

–  Ordenar nuestra casa. Hacer limpieza general, deshacernos de  lo que no usamos. Llevar a cabo alguna reforma casera que teníamos pendiente. Cuando ordenamos nuestra casa, ordenamos nuestra vida.

– Ejercitar nuestra mente. Hacer pasatiempos, sopas de letras, sudokus, ejercicios de memoria etc… Igual que aconsejamos  hacer entrenamiento en casa, es importante que mantengamos nuestro cerebro en forma.

– Perdonar. Aprovechar este período de confinamiento para pensar y analizar nuestras relaciones con los otros. Cerrar heridas, meditar, filosofear sobre lo que está ocurriendo y vivir en paz. No sabemos que pasará, si pillaremos el virus o no, o como estaremos por lo que debemos estar en paz con nosotros mismo y con el resto de personas que nos rodean. No guardar rencor a otros aunque no hayan actuado como pensábamos que podría ser lo adecuado en estos momentos. Estar relajados en mente y cuerpo.

Perdonar a otros es un acto que nos enseña a nosotros mismos, repara el daño y nos  ayuda a normalizar la relación con la otra persona.

 


Sobre la autora:

Pilar Muñoz Alarcón.

Psicóloga General Sanitaria.

Máster Psicología Clínica Infanto/ Juvenil por la AEPC.

Máster sobre intervención ABA en Autismo y otros trastornos del Desarrollo por la BACB (Behavior Analyst Certification Board).

Tutora de prácticum de grado y máster de las facultades de Psicología de Sevilla, UNED y UNIR.

Coordinadora del grupo de Trabajo de Atención Temprana del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Occidental (COPAO).

Directora del Centro de Psicología Infantil ÁBACO.