UN NIÑO CON TEA EN LA FAMILIA

Los trastornos del espectro autista (TEA) son una discapacidad del desarrollo que puede provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales significativos.

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

UN NIÑO CON TEA EN LA FAMILIA

He escrito artículos sobre mi profesión, fisioterapeuta, pero es la primera vez que voy a escribir algo más personal. Soy Ana, o Ana Fisio, como me conocen much@s niñ@s en Ábaco, pero también soy madre de dos hijos, adolescentes ya, uno de ellos con TEA.

Cuando esperas un hijo te haces una idea de cómo será físicamente y evidentemente tienes preocupaciones sobre el parto y la salud del niño. En los casos de niños con TEA todo va bien al principio, te relajas y es más adelante cuando te viene todo…

Al gabinete vienen muchos padres con sus peques rondando los  2-3 años preocupados porque o ellos o alguien de su entorno ha dado la voz de alarma… y cuando se les hace una evaluación y se les explica lo que le pasa a su hijo/hija revivo mi experiencia…

AUTISMO, esa palabra que asusta tanto.

Después de 13 años he aprendido mucho, personal y profesionalmente y se que es muy importante sentirse arropado. Que te orienten en ese momento, en el que tu mundo se ha puesto patas arriba, que te digan cómo tienes que hacer las cosas con tu hijo y que todo esté coordinado, colegio, terapias, familia y por supuesto amistades….porque también la familia necesita ocio, necesita amigos con los que poder despejarse y que comprendan a tu hijo, y que te puedas relajar y no esconderlo porque se comporta en algunos casos de una manera diferente.

La organización de tu casa cambia, tu forma de hacer las cosas cambia y aprendes mucho. No eres terapeuta, eres madre, pero si no adaptas tu mente a la nueva situación y a la forma de aprender de tu hijo y le enseñas de la mejor manera posible para él/ella,  el camino será más difícil.

El TEA no es sólo dificultad en la comunicación y en las relaciones sociales, es alteraciones sensoriales, es rigidez cognitiva, e incluso dificultades motoras que tienes que ir superando.

 Aunque muchas veces pienses a largo plazo, lo más importante es pensar en el día a día. ¿Qué es lo que necesita mi hijo ahora?. Vamos a superar esta dificultad y ya iremos a por la siguiente. A veces, se vuelve atrás y te pilla relajada y desprevenida y necesitas ayuda. Pues ahí está tu terapeuta, tu amig@ o familia, para que puedas seguir adelante.

Ser fisioterapeuta de niñ@s con TEA me ayuda a poder aplicar con ellos todo lo aprendido en estos años. Muchas veces se me presentan situaciones o casos que me hacen recordar cuando a mi hijo le pasaba lo mismo y que ya había olvidado y me satisface poder ayudarles,  y ver esa sonrisa en ellos y en sus padres.

Fdo. Ana Isabel Aragó Miñana.

Sobre la autora:

Ana Isabel Aragó Miñana.

Fisioterapeuta. Col. Nº 1765

Experta Universitaria en Psicomotricidad.

Otros artículos: