Psicoabaco | LOS NIÑOS VEN, LOS NIÑOS HACEN.
16344
post-template-default,single,single-post,postid-16344,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

LOS NIÑOS VEN, LOS NIÑOS HACEN.

LOS NIÑOS VEN, LOS NIÑOS HACEN.

Queridos lectores, que somos modelos para nuestros hijos y que tienden a repetir nuestra forma de actuar creo que ya no es un misterio para nadie, todos sabemos que nuestros hijos llegan a ser “monitos” de repetición de muchos de nuestros comportamientos. Sin embargo, aun sabiendo esto, seguimos muchas veces metiendo la pata delante de ellos, lo que conlleva que repitan nuestros malos actos en aquellas situaciones que vengan al hilo de llevarlos a cabo.

 

De esta forma, recuerdo un día que siendo mi hija pequeña, podría tener unos tres años, íbamos en el coche cuando otro vehículo se saltó un ceda al paso en una rotonda y estuvo a punto de darnos en un lateral, precisamente donde ella iba sentada en su sillita de auto. Mi reacción fue la de un basilisco, bajé la ventanilla y le grité al conductor todo lo que pude y más, reconociendo a día de hoy, que perdí totalmente los papeles, dado el susto que me produjo el que hubiésemos tenido un accidente.

 

Se ve que mi reacción provocó en mis hijos el mismo susto y se les quedó grabada en sus mentes, porque días después, yendo tranquilamente de camino al colegio otra vez en el coche, mi hija sin ocurrir nada, abrió su ventanilla y ni corta ni perezosa le lanzó una peineta al coche de al lado y le soltó que no fuera tan deprisa que iban niños montados en el coche e iba a provocar un accidente.

 

Tras esto, yo me quedé pensativa varios días, pues no somos conscientes muchas veces de las cosas que hacemos o decimos delante de nuestros hijos. Varias semanas me duró esta lección educativa de que tenemos que tener mucho cuidado con como nos comportamos en nuestro día a día en presencia de nuestros hijos. Sin embargo, tendemos a olvidarlo y volvemos de nuevo a a caer en los mismo errores.

Es por esto que hoy os damos tres consejos para tener presentes siempre que somos modelos de nuestros hijos y hemos de cuidar sobremanera nuestro comportamiento cuando están presentes:

 

  1. Evitar hablar mal de otras personas en su presencia, criticar descalificar, cotillear, son actitudes que debemos evitar en presencia de nuestros hijos si no queremos que después, ellos se conviertan en personas chismosas y cotillas que solo hacen hablar mal de otros.
  2. Cuidar nuestra presencia, como vestimos, nuestro aseo, nuestra forma de comer etc…son también actos que van a marcar posteriormente, como nuestros hijos se comportan. Al principio los niños no son muy conscientes de la importancia de la higiene personal, pero cuando desde pequeño les acostumbramos a la ducha diaria, a salir bien peinados, cepillarse los dientes etc… de adultos necesitan seguir con esas mismas pautas de higiene.
  3. Cuidar nuestro vocabulario. Tener un trato de respeto hacía los otros, pedir las cosas por favor dar las gracias, o pedir perdón cuando cometemos errores, son algunas de las cosas que también podemos hacer y que nuestros hijos van a copiar con facilidad.

 

 

Y recordad, children see, children do, los niños ven, los niños hacen; seamos correctos modelos para nuestros hijos.


Sobre la autora:

Pilar Muñoz Alarcón.

Psicóloga General Sanitaria.

Máster Psicología Clínica Infanto/ Juvenil por la AEPC.

Máster sobre intervención ABA en Autismo y otros trastornos del Desarrollo por la BACB (Behavior Analyst Certification Board).

Tutora de prácticum de grado y máster de las facultades de Psicología de Sevilla, UNED y UNIR.

Coordinadora del grupo de Trabajo de Atención Temprana del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Occidental (COPAO).

Directora del Centro de Psicología Infantil ÁBACO.