Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

ELA

 

 

 

El pasado 21 de junio se celebró el Día Internacional de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad muscular que afecta a las personas adultas a partir de los 50 o 60 años. Es una enfermedad que conlleva discapacidad y dependencia. Actualmente, no existe ningún tratamiento, por lo que la intervención multidisciplinar es fundamental para mejorar su calidad de vida.

La ELA se encuentra dentro de las enfermedades neuromusculares y constituyen el grupo más numeroso de las llamadas enfermedades raras. Aunque las alteraciones son crónicas y no tienen cura, algunos de los síntomas que presentan estas personas si pueden ser tratados, ayudando a mantener su autonomía. Las enfermedades neuromusculares tienen un carácter progresivo, es decir, se va perdiendo poco a poco la fuerza muscular debido a la degeneración de los músculos y nervios, afectando a funciones básicas como la respiración, la alimentación y el habla. La función del logopeda en estos casos es ayudar a potenciar las funciones afectadas y a ralentizar el deterioro de las conservadas y que pueden afectar la voz el habla, deglución y masticación, respiración y coordinación fono-respiratoria.

No se ven afectados los órganos de los sentidos ni la capacidad cognitiva. Sin embargo, no sólo afecta a la parte motora, también a la parte social y psicológica. Los principales síntomas son debilidad de los músculos de la boca, dificultades de articulación, disfagia, debilidad o pérdida de fuerza en brazos y piernas y síntomas respiratorios. El logopeda ayuda a mantener la musculatura del habla y de la deglución durante todo el tiempo que sea posible. A medida que aparecen los problemas de comunicación, se encargará de implantar los Sistemas Alternativos de Comunicación (SAC) más adecuados.

Las nuevas tecnologías son muy útiles a la hora de implantar estos Sistemas Alternativos, ya que ofrecen múltiples posibilidades y nos permiten adaptarnos a cada paciente. Por ejemplo, si no se le entiende cuando habla pero puede usar las manos, se puede utilizar una tableta o el móvil para comunicarse. De esta forma también fomentamos su autonomía. Si aparece disfagia, el logopeda estimulará la musculatura facial, a través de masajes y de la aplicación de frío, además de técnicas para trabajar la deglución, higiene postural y proporcionar pautas al entorno.

A la hora de trabajar con estos pacientes, el principal objetivo del logopeda es mejorar la musculatura facial de manera constante para mejorar la espasticidad y la rigidez de la mandíbula. El otro gran objetivo es la formación especializada en este trastorno.


Sobre la autora:

Asunción Navajas Santos.

Logopeda. Col/29-1282

Máster ABA. Análisis aplicado de la conducta en autismo y otros trastornos del desarrollo.

Técnico educación infantil.

Actualmente cursando el Máster de Neuropsicología

Otros artículos: