Psicoabaco | ¿QUÉ FAVORECE EL JUEGO?
16664
post-template-default,single,single-post,postid-16664,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿QUÉ FAVORECE EL JUEGO?

¿QUÉ FAVORECE EL JUEGO?

El juego es una actividad casi instintiva, que se da en mucha especies animales, pero que en la especie humana se considera fundamental para el correcto desarrollo del niño.

 

El juego favorece áreas tan importantes de la persona como son la comunicación, el desarrollo de los sentidos, la coordinación psicomotriz, la capacidades de atención, concentración y memoria, la autonomía…además  favorece las actividades físicas y constituye una actividad social.

Dentro de los múltiples tipos de juegos y juguetes que existen, hoy nos vamos a centrar en hablaros de algunos de los más importantes.

 

Juegos Motóricos: Van a ser todos aquellos relacionados con el desarrollo psicomotor, tanto de la motricidad gruesa como de la fina. Con este tipo de juegos vamos a favorecer diferentes habilidades como por ejemplo la deambulación, marcha, coordinación, lateralidad o equilibrio. Los juegos motóricos van a ser fundamentales en el desarrollo evolutivo del niño, y suele ser el juego más primitivo.

 

Juegos Simbólicos: Son aquellos que se llevan a cabo representando un papel o imitando situaciones que ven en la vida real. Comienzan a partir de los dos años, cuando el nivel de comprensión les permite representar papeles. Favorecen la imaginación y les ayudan a crear representaciones mentales que serán de gran utilidad para resolver situaciones futuras.

 

Juegos de construcción: Favorecen habilidades cognitivas tales como conceptos espaciales, formas geométricas, colores, integración de las partes en un todo, psicomotricidad fina, coordinación óculo manual, equilibrio simetría, resistencia etc….Contribuyen a que el niño sea más organizado, pues el juego mismo hace que se acostumbre a ordenar y clasificar las piezas. Acompañan al niño a lo largo de toda su infancia, ya que van aumentando los niveles de dificultad.

 

Juegos de Reglas: Aparecen en torno a los 6 años de edad y requieren el desarrollo de diferentes habilidades sociales para poder llevarlos a cabo. En estos juegos siempre hay alguien que gana o pierde, y todos vigilan el adecuado cumplimiento de las normas. Estos juegos van a fomentar habilidades tales como: cooperación, empatía, competitividad, y fundamentalmente el desarrollo de la ética y la moral en el niño.

 

Juegos educativos: Son aquellos cuya finalidad es proporcionar al niño un aprendizaje. Permiten la adquisición, ampliación, profundización e intercambio de conocimientos, combinando la teoría con la práctica de manera vivencial activa y dinámica. Aumentan el interés y la motivación por aprender.

 

Video juegos: un video juego es un software creado para el entretenimiento en general y basado en la intervención entre una o varias personas y un aparato electrónico que ejecuta dicho video juego. Los video juegos, tienen un gran valor como objeto de entretenimiento y pueden ejercer un potente papel educativo siempre y cuando se les de un uso adecuado.

 

Proponemos 3 criterios para el uso correcto de lo video juegos:

  1. Conocer los contenidos del video juego y ajustarlo a la edad del niño.
  2. Controlar el tiempo de uso.
  3. Sentarse con ellos a jugar al video juego e interesarse por él.

 

 

Además de esto, hemos de tener también en cuenta otros aspectos relacionados con el juego, que se consideran señales de alarma en el desarrollo normalizado de un niño, tales como: si el niño no juega, si su juego se estanca, si siempre juega solo o no es capaz de hacerlo, si no expresa ninguna emoción en el juego simbólico, si tolera poco el perder en el juego, si se frustra mientras juega o si no respeta las reglas del juego. Si observamos algunas de estas señales en nuestro hijo/a es importante consultar con un profesional.

 

Los padres además tenemos un papel fundamental en el juego de nuestros hijos, ya que jugar con nuestros hijos es la forma más adecuada de relación, pues va a establecer un vínculo de unión entre padres e hijos, además de que va a permitir conocer en profundidad a nuestros hijos en cuanto a sus gustos, preferencias, características de personalidad etc…

 

Finalmente es muy importante que tengáis clara una seria de  cosas a la hora de elegir un juguete, por lo que habría que tener en cuenta lo siguiente:

 

  • Que los juguetes diviertan y gusten al destinatario.
  • Que sean adecuados a la edad, necesidades e intereses del niño.
  • Regalar juguetes coeducativos. Niños y niñas tienen derecho a disfrutar de todo tipo de juguetes.
  • Mirar y respetar el etiquetado. (siglas CE).
  • No atiborrar al niño de juguetes, la horquilla adecuada sería entre 3 y 5.
  • Valorar que los juguetes sirvan para jugar tanto solos como con otros.
  • Que sean variados (juego simbólico , de mesa, psicomotricidad …)
  • Incluir en la carta de los reyes magos, al menos un juguete educativo.

 

 

Esperamos que esta información os sea de utilidad, y recordad, no somos mejores padres por reglar más cantidad de juguetes.

 

Fdo. Pilar Muñoz Alarcon.

 


Sobre la autora:

Pilar Muñoz Alarcón.

Psicóloga General Sanitaria.

Máster Psicología Clínica Infanto/ Juvenil por la AEPC.

Máster sobre intervención ABA en Autismo y otros trastornos del Desarrollo por la BACB (Behavior Analyst Certification Board).

Tutora de prácticum de grado y máster de las facultades de Psicología de Sevilla, UNED y UNIR.

Coordinadora del grupo de Trabajo de Atención Temprana del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Occidental (COPAO).

Directora del Centro de Psicología Infantil ÁBACO.